lunes, julio 19, 2010

Señalización fluvial para la randonnée nautique

El planteamiento tiene cierta lógica: zona rural que quiere potenciar el turismo para revitalizar la economía dentro de un marco de sostenibilidad haciendo compatible la vida natural del río con la pesca sin muerte y el kayak.

El resultado es un río limpio en el que se puede pescar y navegar (de 11 a 19 horas), pueblos que reciben visitas ¡¡¡ desde el río !!! y turistas de kayak que dejan € en campings y tiendas de los pueblos .... Asociaciones de kayak que participan en la limpieza anual de posibles ramas que presenten peligro para los cano-kayakeros. Sinergias claras entre la Federación (FFCK), los municipios rivereños, los clubs de pesca, los clubs de kayak y las asociaciones de amigos del río.

Y lo mejor ... el que va a remar vuelve .... al mismo río o a otro de características similares.

Por cierto la navegación en kayak o canoa en un río francés es un derecho público libre de tasas.

¡querer es poder!.


Nota: en Francia hay una diferencia conceptual entre la "randonnée nautique" (tramos aptos sólo para kayak y canoa) y la "navigation fluviale" (tramos de río apto para embarcaciones de grandes dimensiones)

Nota: sin señalización ni guías de randonnée nautique tal vez se cree demasiada dependencia de las empresas de alquiler canoa-kayak y esto merma de forma considerable el espíritu de libertad del amante del kayak (me viene a la cabeza hace años cuando en el Cervino sólo se podía subir si habías contratado un guía de montaña ;-( ).

Fotografías: Carlos Izquierdo 2010

4 comentarios:

Agustí dijo...

Yo no conozco el Cayac, pero si es como el Cyclotourisme seguro que es una pasada. Hay tanto y tan buena organización.
Será cuestión de aprovecharlo total no esta tan lejos.

Carlos dijo...

Agustí: ... para ir en bici, hacer montaña o kayak .. Francia es un paraíso.
Bienvenido por este sitio y fuerza para patalear por tu tierra (...vamos pataleo en el patinete ;-) )

Perico dijo...

Pa flipar Carlos, pa flipar. Si yo le voy con esa historia a los de mi pueblo, lo mínimo que pueden pensar es literalmente: ¡De dónde cojones se ha escapado este tío!

Lo que nos queda por aprender. Lo que más gracia me hace es que muchos te vienen alucinados con lo que ven fuera y, cuando les comentas de intentar poner en marcha algo lo primero que te dicen es que aquí eso no es viable. Como dijo un día un ministro: ¡Manda huevos!.

David dijo...

Carlos, si en cualquiera de esas fotos paradisíacas apareciera junto al río, una barra de bar entre los árboles con un grifito de Kronemburg ... Oer! el barrio se quedaba desierto. :-))
Brutal!