sábado, febrero 14, 2009


  Si alguien
busca la paz
yo le digo:
La paz
no está en la noche
ni en el sueño.
(La noche tiene
ortigas
que le hieren la espalda;
por el sueño
transitan los espectros.)
La paz
no está en los lagos
solitarios,
ni en los tupidos
bosques,
donde los vientos
guardan
sus secretos.
No está tampoco
(aunque haya quien
lo diga)
entre las tumbas.
La paz
no está en los muertos.
Ni en las montañas
coronadas de nieve,
ni en los profundos mares.
Ni entre la multitud
ni en el desierto.
Por la simple razón
de que la paz
no existe:
hay que crearla dentro.

PEDRO BARCENA

7 comentarios:

Steve Ballmer dijo...

Interesting and well done blog!

Vicente dijo...

Caminante, no hay camino, son
tus huellas el camino y nada más.

carlos-qajaq dijo...

ja, ja, ja


esas huellas eran mias.....

en serio tiene mucha belleza (para mi) como moldea el viento la arena....

Rafa dijo...

Bienvenido Carlos a la pequeña ventana de lo imponderable. El mar te hechaba de menos. Lo bueno, como la cerveza, siempre se hecha en falta, haga el tiempo que haga.
Nos vemos remando.

Fran dijo...

Sí señor, la paz interior, fundamento de cualquier equilibrio, ¿no?

carlos-qajaq dijo...

ahora lo entiendo....tu mujer se llama Paz

Pekas dijo...

Precioso... :-))))