viernes, septiembre 05, 2008

Sin duda ..... la libertad va en dos ruedas sin motor



La vida pasa. Transcurre inevitablemente, insensiblemente. Los días se esfuman; las semanas, los meses, los años fluyen. Todos se asemejan; tan sólo pequeñas variaciones
en la estructura del tiempo. Versiones de una misma rutina que consolidan el sentido material, tangible, de la existencia: seguridad personal y solvencia económica.
Y éxito, que se demuestra con el ascenso profesional, la adquisición de una vivienda más amplia o de un vehículo más potente. Motivos de consideración social.
Álvaro Neil (Oviedo, 1967) podía haberlo conseguido, pero abortó el intento antes de lograr el objetivo. Y eso que empezaba bien: estudios de Derecho, trabajo en una
notaría y vehículo (aunque minúsculo y no excesivamente potente). Lo dejó todo.
Hoy es un clown. Ha cambiado la corbata por la nariz roja. Los zapatos de vestir por unos sobredimensionados. El peinado de peluquería por un cabello rizado,
anárquico, modelado por el viento de la carretera en su viaje en bicicleta al fondo de la humanidad. Álvaro Neil ha hecho del biciclown su profesión, el visado para
una vuelta al mundo sin fecha fija de regreso. Él mismo lo anunciaba en 2004 en el libro Kilómetros de sonrisas, un cuaderno de viaje de los más de 31.000 kilómetros realizados en un periplo por el centro y sur del continente americano: “Mi vida había dado un giro de 180 grados. Tras cinco años en una notaría de Madrid, decidí renunciar
a la seguridad del sobre a fin de mes, por un sueño: recorrer el mundo en bici”.
Hace tres años, en noviembre de 2004, Álvaro Neil salió de Oviedo en dirección a África. A pedales y sin emisiones (en los más de 37.000 kilómetros recorridos ha dejado
de consumir 2.300 litros de gasolina y de emitir 5,5 toneladas de CO2), hoy se encuentra en Egipto, tan sólo empujado por su bicicleta. Mañana, quién sabe.

Fuente: Revista 20 Km/ h. & Bike Tech

5 comentarios:

Fran dijo...

La existencia y las hazañas de estas personas nos hacen recordar que otro mundo mejor SÍ es posible. El mérito consiste en dar el primer paso. El premio es realizar los sueños... aunque parezcan lejanos.

Carlos dijo...

Fran: querer es poder.

rodrigo dijo...

un maestro el señor!!

Carlos dijo...

Rodrigo: ... además de verdad.

rodrigo dijo...

carlos: este tio se mereceria el principe de asturias!!!
A juntar firmas por el!!!