martes, agosto 07, 2007

Furia y paz

Si el mar fuese de la especie humana no habría tratado de psiquiatría capaz de clasificar todos sus cambios de temperamento, por suerte, el mar es el mar y sus cambios son la esencia que ha cautivado a la humanidad durante toda su historia.
Las fotografías de arriba están tomadas en la Pointe du Pen Hir (Bretaña-Francia) el mismo día, a la misma hora y en el mismo lugar sólo que la primera está orientada hacia el oeste y la segunda hacia el este.
Es la magia del mar.

Fotografías: Carlos Izquierdo 2007

1 comentario:

Lorena dijo...

Me recuerda a las Columbretes un poco.