viernes, agosto 10, 2007

Educar la vista




El triángulo amor, respeto y conocimiento tan necesario para conservar nuestro entorno creo que podría ordenarse cronológicamente como 1º respeto, 2º conocimiento y 3º amor (como muestra de cariño y afecto hacia algo). Parece ser que esta "secuencia" es la empleada en multitud de campañas de educación ambiental tanto desarrolladas por la administración como por ONG´s. Se supone que si se le da importancia algo, si se interioriza como importante, si se profundiza sobre ese algo .....es muy posible que germine "el amor" (insisto entendido como una especie de alegría vital al observar algo).
En este post aparecen dibujos de un ave, el Avión zapador (Riparia riparia) y una imagen un tanto curiosa porque parece que el fotógrafo se haya adelantado y no haya sacado al kayakista en cuestión.
Pues todo lo contrario, lo realmente importante no es la proa de kayak, ni la ausencia del kayakista, lo importante es la presencia de nidos de Avión zapador en el margen superior derecho de la imagen. Este ave suele estar presente en los taludes fluviales y tiene un comportamiento parecido a sus parientes más cercanos, el Avión común y el Avión roquero.
Invito a todos los lectores montañeros, escaladores, senderistas, kayakeros de mar, kayakeros de rio e incluso paseantes urbanos a que se planteen eso de educar su vista para observan las aves y su comportamiento en sus salidas. Es algo que es 100% compatible, que no implica ningún cambio significativo en el comportamiento y que sin ningún tipo de lugar a dudas os hará sentir más cerca del entorno y más vivos.
Para empezar sólo habría que comparar tamaños y formas de las aves que se van observando sobre la marcha, si se quiere más pues con una guía de identificación como esta sería de gran ayuda.

Fotografía: Carlos Izquierdo 2007. Rio Dordogne (Francia) una mañana del mes de julio.

4 comentarios:

Kepa dijo...

podrías escrivirme un email a qabcaork[algarroba]lg.ehu.es

No tengo aqui tu email y hay una cosa que quisiera comentarte. A partir de las 4 de la tarde estaré totalmente ilocalizable durante 2 semanas

Lorena dijo...

Me paso las horas en el pueblo observando a las golondrinas y es una pasada y además relaja. Tú blog me cura de esta enfermedad que es la ceguera mental que ahora mismo me rodea,no la padezco yo pero siento que invaden mi terreno(toi en el trabajo, así que ya me entiendes), en fin, da gusto saber que hay otras personas capaces de pensar y de ver más allá de sus narices y de disfrutar de las pequeñas cosas que al final son las más grandes.

Perico dijo...

Lo del "triángulo" me ha gustado. Por cierto, los aviones ¿son migratorios? Te lo comento porque hace un tiempo que no los ojeo por El Picazo.

Saludos.

Carlos dijo...

Lorena: ciego es el que no ve .....aunque tenga una buena vista. Cada cual tiene capacidad de elegir si en la vida quiere ver o no.
Perico: si son migratorios. Te recomiendo que te compres esta sencilla guía y que en tus paseos intentes identificar las aves que observes.