sábado, junio 09, 2007

Paella & Piscina

Hoy había reunión gastronómica con amigos en un pueblo de Castellón (La Vall d´Uixó) patrocinada por Pepe (betetero-kayakero). Las comidas con amigos en Castellón y Valencia suelen ser casi siempre en forma de paella, el cocinero Paco (que es el padre de Lola que a su vez es la chica de Pepe) nos ha sorprendido de verdad con el resultado final de la misma, en su punto y con muy buen sabor,...igual tiene que ver que el R. Madrid vaya el primero en la Liga ;-).
El caso es que para hacer la digestión y a sabiendas de que Candy (hermana de Lola e hija de Paco) tiene una estupenda piscina pues eso, me he ido a comer la paella con kayak y pala para después refrescarme un rato y hacer unas fotos.
La moraleja de todo esto es que siempre que se pueda hay que disfrutar y que esto en gran medida despende de.....nosotros.

Y ahora que lo pienso, la pala podría hacer las veces de cucharón en una paella gigante !!!.

Fotografías Carlos & Pepe 2007.


5 comentarios:

Kepa dijo...

que bien os lo montais, hasta en la piscina y todo jejejeje

carlos kayak dijo...

paella con gambas=sacrilegio

Carlos dijo...

Kepa: intentamos disfrutar todo lo que podemos.

Carlos Kayak: .... como se nota que eres de la tierra. La paella estaba en su punto y bueníiiisima, las gambas también estaban buenas ;-). Desde que una vez en Asturias me presentaron una paella en una olla exprés (te lo juro) mi nivel de indulgencia con los ingredientes ha subido bastante. ;-))))

carlos kayak dijo...

la paella...eterna musa popular.....

recuerdo una vez un programa de carta blanca, en canal 9 (recordais que infame era ??)
Se titulaba el debate "nosaltres els valencians...."
Solo se habló algo interesante los primeros 15 minutos. Más de tres horas hablando de como era la genuina paella !!!!!
Ja, ja, ja...... la estupidez al poder.
La gente no recuerda que antes la paella se hacia con lo que habia en cada lugar.
Desde ese programa soy un un "taliban" de la paella.

Mi churri es muy dada a pedirse chuletón en Cadaqués, y pulpo en Andorra. Dentro de esta peculiar afición una vez, a la orilla del Sena, mi mujer no tuvo mayor antojo que pedirse una paella. Menos mal que la pude persuadir al ver la que servian al lado.......las cigalas estaban plantadas en el arroz como si fuesen dos cobras a punto de destrozarse. Miedo daba verla.....

Lorena dijo...

Me has recordado que es la hora de comer y estoy aquí embelasada leyendo tu blog¡tengo hambreeeeeee!. Ciaooooooooooo!