miércoles, mayo 30, 2007



Antes iba a la montaña con moto, el asunto éste de ir al Pirineo en dos ruedas tenía mucho encanto pero desde luego cómodo, lo que se dice cómodo no era (dos personas, dos mochilas de 80 L. en una 250 cc a 95 Km/h de crucero ....pues eso....eterno).
Una de estas veces llegamos al parking de Ordesa a las 12 de la noche entre rayos, truenos y lluvia (no esta mal ver el resplandor del rayo en las paredes ;-), como la tienda ya no cabía en ningún rincón de la moto se quedó en casa y nos tocó dormir en el porche de los servicios, a la mañana siguiente bajamos a Torla a desayunar al único bar que había abierto a eso de las 07.30, la dueña-camarera al enterarse de nuestra intención de subir al Perdido espetó con afecto al ver dos jóvenes con cara de buenos chicos: "el otro día se mató uno""el otro día se mató uno" "...y con esta lluvia", desde luego lo que si consiguió es que saliésemos del bar con una sensación de bichos raros, inmaduros y sin ningúna experiencia, dejamos la moto aparcada en la plaza hicimos dedo hasta la pradera subimos al Perdido, bajamos y al día siguiente para Castellón a 95 por hora.
Estoy convencido que si esta señora aun vive, todavía utilizará estos argumentos con aquellos que le digan algo parecido a lo de subir a tal o cual pico.
Todo esto viene al cuento porque hoy al leer una opinión sobre un rescate de kayak ocurrido en Menorca me he acordado de esta señora de Torla, ....no sé, las opiniones a toro pasado me generan una sensación desagradable no porque no sea necesario saber la cadena causal que explique el accidente sino porque me da que un porcentaje elevado de las opiniones son fruto de una proyección de miedos y barreras personales, tal vez esté equivocado, pero ....esta es mi sensación.
Os dejo una preciosa imagen veraniega para todos aquellos que alguna vez hayáis cometido alguna imprudencia en el mar o en la montaña (como yo), ....Alfredo despegando en una ola en un soleado día estival..........que bonito es vivir la vida.

Fotografía: Gabi 2006.

8 comentarios:

carlos kayak dijo...

pienso que tienes mucha, mucha razon en eso de los miedos y barreras personales

y lo dice alguien que creo que se pasa con los mismos


aunque creo tambien, que en mi mente está aquello de que la vida a pesar de ser mu puta, tiene cosas muy bellas, por lo que no vale la pena jugarsela en una imprudencia.


Me ha gustado mucho lo de la moto.....me ha hecho sentir como cuando hacia mis salidas con mi Suzuki tu 250......
recuerdo una vez que subí Peñagolosa y cuando estaba fumando un cigarro en Vistabella pensaba "mira que si ahora este trasto dice ahora que no arranca......".
Es el placer de viajar con algo que encierra cierta fragilidad

Ahora ya no soy motorista :(

seguro que la moto de tu relato era una Yamaha Special.....

Carlos dijo...

Carlos F. : una Yamaha 250 SR vendida con 90.000 Km, luego disfrute de una Honda 500 CB que la vendí con 84.000 Km y ahora tengo una Honda Jazz que ya va por los 40.000 Km. (...o sea una máquina de fundir motos ;-) ),....y lo más chachi es que no me gusta para nada el ambiente motero. Más raro q´un perro verde ;-)))).
Ahora hace años que fundo furgos ;-).

carlos kayak dijo...

jo si que eres raro, el ambiente/mundillo motero es una pasada

los gilis de las harley....pùros exibicionistas

yo tambien tuve una honda cb500

me he hecho el proposito de compra de moto cuando cumpla 40

JB500 dijo...

holaaa
me has recordado que hace dos meses que no pillo la moto, una kle 500 con 75000 km encima... y que hace mucho mas que no pongo en marcha la clasica, la freccia c12 r 125cc... si es que entre la bici, escalar y hacer el cafre con la familia no queda tiempo de na. :-)))

Carlos dijo...

jb500: normal,...si es que no hay tiempo para todo.
He visitado tu página, interesante, ....lo mejor el post de propuestas veraniegas ;-), esta tarde profundizaré en la ruta en bici por el canal du Midi ;-).

Iñaki dijo...

Pues si, la señora esa debía ser como mi madre. Pero seguro que lo que no sabe esa señora es que el que se mata en el Perdido es en verano, en la escupidera y sin crampones.
A mi me pasó algo muy parecido en los Tatra y al tratar de decirle que teníamos experiencia y que sabíamos lo que hacíamos, se enojó bastante... un poco raro la verdad.

Lorena dijo...

Bueno, yo estoy de acuerdo contigo en lo de las barreras de la mente que a veces son superpoderosas pero ya lo decía mi abuela, donde está el cuerpo está el peligro y por eso mismo uno no debería limitarse, yo siempre digo que en casa se nos puede caer el techo a la cabeza. Mu chuli!

Pekas dijo...

Pues si... la vida está ahi fuera.. esperándonos... Suelo ser de los lanzados.. pero de los que suele o intenta...minimizar al máximo los riesgos... (incluso en mis "aventurillas" solitarias...)

Mi madre me decia aquello de : "joderrr... a tí nunca se te caerá encima la casa... " :-)))

Yo recuerdo alguna de esas con la oto de un colega... para ir a trepar al Midi... con 19 añitos...
ayssssssssss.... juventud... (divino tesoro... :-))))))))

Saludos desde un par de días de "descanso".... :-))))