domingo, febrero 18, 2007

Se pedalea con las piernas no con las pegatinas de la bici


Esta mañana hemos realizado un circuito en BTT de unos 30 Km. por la montaña próxima a Castellón. Lo mejor del día, sin duda, ha sido la cara de sorpresa que han puesto algunos ciclistas al ser superados por una bicicleta de la época de los 286 (aquellos ordenadores que aun no sabían muy bien que era eso de Windows ni Microsoft), la bicicleta en cuestión es rígida de verdad ( no tiene suspensión delantera...ni trasera), los frenos son de cable y zapatas de siempre (los de antes del V-brake) y la horquilla delantera tiene juego con música incluida (cosa que en las bajadas me preocupaba), .... ahora si, el ciclista (David) tiene una fuerza en las piernas que compensa con creces todas las limitaciones de su bici y la mete por lugares de impresión para una bici que no ha conocido eso de la suspensión.
Si los encargados de márketing de la Specialized y Mérida hubiesen visto como productos suyos de más de 3000 € eran superados en una senda complicada por la bici de David tendrían trabajo, mucho trabajo para que los propietarios de bicis de estas marcas no se sintiesen engañados o un tanto "primos".
Todo el mundo sabe que en la bicicleta lo más importante son las piernas pero nunca hasta ahora lo había visto tan claro.
No creo que David cambie de bici (..a la vista de los resultados), pero por si acaso ya he cogido una cuerda y un ancla por si la tengo que utilizar con él, o mejor, le pasaré un walkie de los que utilizo cuando voy a equipar vías de escalada y le recordaré que la cerveza caliente no vale nada (para que no tenga la tentación de pedir para todos cuando llegue al bar de algún pueblo).

Nota: David no es vasco.

Foto: Carlos Izquierdo 2007. Un puente ¡sólo para las bicicletas!, …ya somos Europa.

2 comentarios:

Perico dijo...

Algo parecido me ocurrió, el verano pasado, en la subida al Bartolo con un "hierro" y una Specialized. El conductor de la supermáquina no podía dar crédito a un "dinosaurio" sacándole ventaja ;-)

Moraleja: aunque la mona se vista de seda, mona se queda.

Salut.

Lorena dijo...

A mi el puente me ha enamorado, ¡que hagan más de esos!