sábado, febrero 10, 2007

Aquí os dejo una invitación a la reflexión.


 El País de hoy publica el artículo "cosas que el dinero puede comprar o no", una interesante invitación a la reflexión por parte de su autora Amanda Mars. El argumento principal es que dinero y felicidad crecen cogidas de la mano por un mismo camino hasta un cruce donde se separan ya que la felicidad deja de depender en exclusiva del dinero y necesita ser alimentada por experiencias, conocimientos y actitudes sin el cuño del €. En el mismo artículo se aborda la idea de que la felicidad necesita tener referentes de iguales para poder situarnos jerárquicamente en el valor “felicidad”, … y esto tal vez sea el origen del problema ¡que nos equivoquemos en tomar los referentes de felicidad!.

Foto: Paz Tena 2005. "Un domingo en familia". El padre patas arriba, los hijos espectantes por si el padre les cae encima, la madre haciendo la foto, el kayak preparado para dar una vuelta en soleado día de invierno.

4 comentarios:

Kepa dijo...

ciertamente, el dinero no dá la felicidda, pero como decía aquel, ayuda.

La foto muy divertida jajajaja

Saludos

Pekas dijo...

Kepa...yo digo otra "versión..."

Está claro qué el dinero no da la felicidad... pero la imita de "frutamadre"... :-)))))))))))

Yo cambié dinero y negocié un contrato a cambio de lo que yo creia era parte de mi felicidad...
Es decir... poco curro... poco dinero... = mucho tiempo libre...
;-)))))))

Lorena dijo...

La felicidad está dentro de cada uno de nosotros y eso se desprende hacía afuera. Esa foto que has puesto no necesita demasiadas palabras, es un ejemplo de felicidad absoluta en un sitio que no demanda dinero. Precioso.

Carlos dijo...

Kepa: pues si ayuda y de verdad.

Pekas: pues Pekas hace años también dejé un trabajo de mucho dinero (y responsabilidad) para poder tener más tiempo y dedicarlo a cosas que realmente me gustan.

Lorena: gracias.