domingo, enero 28, 2007

Frío, mar de fondo y rompiente.




A las 9.30 horas de la mañana el termómetro marcaba unos excitantes 3,5º C que sumado a un cielo plomizo infinito (probabilidad de sol nula) y a la ausencia de compañía en la sesión de remo (o como diría mi amigo Alex, estaba yo con mi otro yo….igual que él ayer que fue a coger olas con su otro yo ;-) ) se daban las circunstancias para un salida en kayak como mínimo interesante (..y eso que aun no sabía que había mar de fondo sube y baja y que a la vuelta la rompiente estaba como un poco cabreada).
A la salida habían olas que formaban un tubo limpio aunque no eran de tamaño preocupante, el frío y las olas me han ayudado a entender la utilidad de una chaqueta con capucha regulable que permita ajustarla a la cara, es la diferencia entre mojarte todo el pelo nada más salir a tenerlo seco (coger o no coger un resfriado), una vez superada la rompiente la función de la capucha ha terminado…..hasta el nuevo corte de rompiente en la vuelta.
Hacía tiempo que deseaba saber cual era la velocidad cómoda de desplazamiento con la Prijon Barracuda, hoy con ayuda de un GPS he sabido que he recorrido 11.7 Km en 1 h. 36´ lo que da una velocidad media de 7,44 Km/h., quitando algunos sube-baja un tanto revoltosos el mar permitía un progresión cómoda. El frío, lo cierto es que no ha supuesto ningún problema, sólo al principio he notado como los pulgares picaban un poco.
A la vuelta el mar ha sacado el temporal a la playa y las olas de la rompiente eran más altas que a la salida. La historia de siempre, posicionarse una decena de metros antes de la rompiente, mirar de reojo la potencial virulencia de la ola,….que la pared se está formando y me comerá como un Lacasito, pues me espero, que no hay pared y si hay una ondulación que me va a permitir coger velocidad para aproximarme a la playa….en esta me subo, claro, el punto con los kayaks de mar es que tienen 5 metros y existe la posibilidad de que cerca de la orilla una ola te haga pinchar el fondo y girar como una peonza sobre la punta del kayak con el correspondiente chapuzón (que no deja de serlo aunque hagas un eskimo, …si te sale claro) y aunque hoy estaba más caliente el agua que la superficie no me apetecía nada poner a remojo mi cabeza. La solución, la del kayak-surf sin estilo, esto es, te coge la ola, no sabes muy bien que va a hacer contigo, …..pues apoyo salvaje, el kayak gira bruscamente, la ola desplaza al kayak longitudinalmente con algunos saltitos y … rompiente superada, hoy sólo me ha sacado el cubre (me tengo que comprar otro con una o dos tallas menos) y manejar la Barracuda con la tripa llena pues requiere sensibilidad.

Fotos: Carlos Izquierdo 2007. En la segunda fotografía puede verse al fondo la sierra de Espadan nevada , en la última el estado del mar a la vuelta

6 comentarios:

Antonio dijo...

Bona nit.
Hoy he pasado con mi bici por el Ortega y he visto tu furgoneta. Luego he mirado el mar y he pensado que estarías disfrutando. Parece que no me había equivocado. Ya hablamos esta semana. Salud

Kepa dijo...

ufff que miedo meterse con ese oleje al mar, yo sería incapaz!!! el GPS es una maravilla para todo todo jejejej.

Saludos

Anónimo dijo...

Alejandro...
y yo solito con las olas!!!!

Pekas dijo...

Cuando el rompiente ataca de esa forma... qué "palo" me da entrar en la playa... :-)))))))

Sobre todo con mi "depurada" técnica... :-)))))

Qué tal el barracuda...???? A finales de este mes ..me acercaré a L'Escala a preguntar por los Valley... (tú tienes la culpa...
:-)))))))))))))))))))))

Este creo que será el año de la adquisición de un bicho de estos.... :-)))))) (aunque sea uno de 2ªmano de un colega...) Para empezar "en serio"...ya está bien... :-))))

Lorena dijo...

Pues si yo no me metería con el mar en calma,ímaginate con ese oleaje¡eres un crack!

Carlos dijo...

Antonio: allí suelo estar cuando puedo.

Alejandro: tu ya sabes que tu otro yo nunca te falla.

Pekas: tal vez tu opción de segunda mano más inteligente sea la Prijon Kodiak o la Dagger Exodus