miércoles, enero 31, 2007

Aves, mar y comida.


 Cualquier paseo, excursión o travesía en kayak de mar es una oportunidad para observar vida, en concreto, aves (que hace años que me apasionan), éstas en su devenir vital nos proporcionan momentos que como mínimo invitan a la admiración y reflexión sobre nuestra capacidad de alterar los ecosistemas. En mi caso, durante mis paseos en kayak, he tenido encuentros interesantes, recuerdo la mirada atenta que nos prestaba un Halcón peregrino en el acantilado de la Mola en Formentera mientras nos deslizábamos con nuestros kayaks a varias decenas de metros más abajo, o su vuelo veloz a poca distancia de mi cabeza en los acantilados de Llucalarí en Menorca, las bruscas, rectilíneas y metálicas (esto va por el intenso color azul brillante) apariciones (si, porque es visto y no visto) de los Martines Pescadores en la pequeñas cuevas marinas o las zambullidas de los Charranes Patinegros, o el juego al escondite de las Alcas, Cormoranes y Somormujos.
Realmente el comportamiento de las aves es más que interesante, por ejemplo, sólo la contemplación de las diferentes estrategias de búsqueda de alimento en el mar puede enriquecer sustancialmente una salida en kayak, hay aves que literalmente vuelan bajo el agua para cazar peces (pardelas y alcas), otras se zambullen en curiosos y afilados picados (charranes y alcatraces….este último impresionante), otros utilizan sus patas palmeadas o lobuladas o modo de cucharas de una pala para obtener una propulsión considerable bajo el agua (cormoranes) y otros se limitan a recoger restos flotantes (gaviotas). A lo dicho…la mar de interesante.

Libro recomendado: Ehrlich, P.R; Dobkin, D.S; Wheye, D; Pimm, S.L (1997). Guía del Observador de Aves. Ed. Omega Madrid



4 comentarios:

Kepa dijo...

tiene que ser todo un espectaculo!!!! a mi me resulta curioso/gracioso como saltan los peces algunas veces por encima de la proa del kayak, o ver las medusas a la deriva, etc.

Saludos

Iñaki dijo...

La verdad es que para mi el kayak, la escalada, el montañismo y tantas otras actividades que hago y he hecho en la naturaleza no son más que una escusa para acercarme a la naturaleza. He visto águila pescadora delante de mi panga en los canales de tortuguero pescar un gran pez, he visto sapos arlequín haciendo barranquismo en las montañas caribeñas de Costa Rica, cientos de alcatraces patas azules lanzándose en picado (por eso les llaman piqueros) mientras buceaba en Galápagos, fragatas pescando sardinas desde el kayak en el Mar de Cortés. Lo dicho una escusa, una perfecta escusa para disfrutar de la naturaleza.
Un saludo

Lorena dijo...

Y qué relax verlas volar en libertad y en silencio, observando el mundo desde las nubes...quien pudiera ser ave por un día...

Carlos dijo...

Kepa: pues si, de buen seguro disfrutarias de esto en tu periplo en kayak por Menorca (para el próximo año te recomiendo la costa sur en kayak).
Iñaki: Joder, fantásticos momentos, chico. Sólo deseo que hagas muchas fotos y que las pongas al blog.
Lorena: ya sabes que estás invitada a probar esto del kayak cuando quieras.