sábado, septiembre 09, 2006


Una cueva marina en un acantilado de Formentera (Racó d´es Forat), es el segundo día de travesía, las paredes, el mar y la luz nos ha cautivado, decidimos entrar en la cueva, mucha paz, pese a haber poca luz podemos apreciar el fondo y la trasparencia del agua. Un compañero desea robar más belleza al momento, vuelca y recupera posición normal mediante una depurada técnica de esquimotaje Pawlata. En la imagén se puede observar el momento en que la cuchara de la pala golpea el agua generando una nube de agua vaporizada, la mano izquierda puede verse junto al casco. Este instante me ha acompañado durante un año.

Foto: Carlos Izquierdo 2005.