miércoles, septiembre 13, 2006

Tempus Fugit


Llevo 20 años subiéndome por las paredes, mi pasión por la escalada ha coexistido con un proceso de vida normalizado (familia-trabajo-estudios), a estas alturas (o bajuras según se mire) siento que mi fuerza va a menos, aunque la técnica sigue subiendo alimentada por la experiencia. Normalmente voy a deshoras (a partir de las 19.00) a mi zona habitual de escalada "el Castellet" , hace tiempo que no llevo cuerda, ni cintas porque voy a hacer pasadas a escasos metros del suelo y a sacar pasos (cada vez me resulta más gratificante), el arnes lo llevo a veces por si me encuentro con algún amigo y decidimos hablar y hacer algún bordillo. La mayoría de la gente es nueva y hacen las mismas vías y estan en los mismos sitios y comentan las mismas cosas ( confirmación del zoom politikon aristotélico), tal como yo hize en su día, esto me resulta agradable, da vida. Es curioso como hay personas (los menos) que "están" año tras año, es posible que al igual que yo, encuentren en "el Castellet" un lugar de sosiego, de expresión y de libertad. Lo cierto es que estar sólo con pantalón corto y pies de gato moviendote es un auténtico placer. Tal vez mi destino sea de ser como el de un hombre mayor (más de 60) que vi en Fontainebleau, en bicicleta, con los gatos colgando de un mosquetón anclado al sillin y con destino a una de las mejor zonas de bloques (Trois Pignons). Ojalá.

Foto: Carlos Izquierdo 1998. "Lo necesario para escalar en Hueco Tanks. TX-USA"

1 comentario:

Kepa dijo...

Josu, el chico (42 años) que me ha iniciado en la escalada, había colgado los gatos, hasta que encontró mendiak.net y volvió a retomar la escalada. Ahora como él dice ya no hace 6c, ni se sube la murciana o la sagitario de la oeste del Naranjo, pero disfruta enseñando, haciendo cosas "sencillas" pero disfrutonas, hace bordillos, y de vez en cuando se va a Picos, a Atxarte, hace escalada en hielo, aristas. Todo evoluciona, ni mejor ni peor, pero siempre disfrutando.