sábado, septiembre 23, 2006

La fuerza del mar

Recuerdo el primer día que fui a coger olas. Hacía poco tiempo que había conocido a Alex y a Nando y ellos me invitaron a una sesión matinal de olas. Era un domingo del mes de diciembre, la temperatura era de 9º y el mar emitía un preocupante rugido que se recuperaba entre ola y ola, el espigón desaparecía de forma intermitente quedando cubierto por una capa de espuma blanca. El ambiente estaba inundado por el bramido del mar. Realmente no sabía que hacer con el kayak, me llevaba donde quería, por no saber no sabía ni coger el remo, Nando desde la orilla me daba instrucciones como podía (el mar robaba cualquier intento de comunicación). Por suerte hice caso a la prudencia y me quedé en las últimas barras de espuma, cada sacudida de agua me alarmaba. Realmente me parecía difícil. La imagen de Alex yendo a buscar la rompiente entre olas enormes me impresionó, aun hoy cuando veo esta foto, me sobrecoge.
Tres años después, el proceso se repite, con nuevos actores y roles cambiados. Nando, Alex, Carlos y dos amigos que ahora empiezan (uno alpinista y otro kayakero de mar). El mar no está tan bravo. Yo he adquirido suficiente nivel como para coger las olas de forma más o menos decente difrutando con ello (me queda bastante pero ya tengo un camino recorrido). En las dos personas que empiezan detecto sensaciones similares a las pasadas durante mi primer día, ellos ya saben al menos coger el remo. Creo que se lo han pasado bien.
Una buena fórmula para la vida: olas, amigos y una cerveza de cierre. Buen fin de semana.

Foto: Nando 2003. "Las puertas del infierno". Alex quiere pasar al otro lado de la rompiente (algo realmente complicado en esas condiciones), que por cierto consiguió.

2 comentarios:

Kepa dijo...

regresé de Menorca, y al final le dimos al remo un buen rato por la zona de Es Grau, una zona preciosa, y mucho más tranquila que esas olas que habeis cogido....

Anónimo dijo...

Alejandr...Alex:
Que dia mas guuapo!!!