lunes, septiembre 18, 2006

Ha llegado la rutina y con ella el orden.



La playa vuelve a ser una superficie de arena con vida. Las sombrillas- girasol han desaparecido y han dado paso al correteo nervioso de los chorlitejos patinegros, también pueden observarse los charranes volar próximos a la orilla en busca de alimento, hay grupos de Garzas reales que vuelan hacia el sur, la pausa de las tormentas ha abierto una ventana de buen tiempo por donde se cuelan miles y miles de golondrinas con destino a África en hordas intermitentes que peinan la línea de costa en busca de insectos voladores, su vuelo rasante me sigue impresionando.
La naturaleza ha vuelto en orden a la playa y nosotros hemos vuelto a nuestra rutina tras el paréntesis veraniego. En mi caso deseo incorporar a la rutina semanal una salida en kayak los viernes por la tarde, desde las 17.30 hasta anochecer, esto en los meses de invierno va a suponer coger la frontal. Esta idea la hemos hecho realidad durante el año escolar 2005-06 y deseamos repetirla. Es compartida por tres amigos más y esperamos que se unan todos los que lo deseen. Remar entre amigos es una agradable sensación donde sólo con estar ya es suficiente.

Foto: Carlos Izquierdo 2005. "Anocheciendo en Formentera"