viernes, septiembre 15, 2006

El gran problema de la percepción de seguridad

La percepción de seguridad tiene un componente elevadísimo de subjetividad hasta tal punto que los extremos de este continuo (inseguridad-seguridad) necesitan de un tratamiento diferenciado en las estrategias de intervención para reducir la inseguridad y aumentar la seguridad (os aseguro que no es lo mismo). En el caso concreto de los accidentes de tráfico son varios los modelos explicativos del comportamiento del conductor que se fundamentan precisamente en asunción de comportamientos objetivamente inseguros como seguros, en la montaña (que es uno de los temas de este blog) también son numerosos los accidentes que pueden ser explicados por la inadecuada identificación del peligro y la consecuente adopción de conductas inseguras (vivenciadas por el escalador como seguras).
Esta tarde de forma accidental me he dejado caer en un cumpleaños y he coincidido con un grupo de montañeros de los de antes (algún 8000, algún 6000, muchos 4000 e innumerables animaladas en Pirineos), como no podía ser de otra forma, entre mamás, niños, cucañas y tarta.......pues hemos derivado hacia nuestro tema: "el mundo vertical". Resulta que hay dos fenómenos bien identificados (que no explicados) que tienen que ver con la percepción de seguridad: uno es la barrera del V+ para los clásicos y el otro es la distancia de los parabolts para los deportivos, hasta tal punto que se puede aseverar que: a) un escalador clásico cuando empieza en deportiva le sobrarían más de la mitad de los seguros del largo siempre y cuando este sea inferior a V+ (hasta le molesta tanta chapa) y b) un escalador deportivo de sexto o más al principio de meterse en una vía clásica busca seguros cada tres metros y cuando pasan cinco metros sin seguro (en casi todas las vías clásicas) la percepción de inseguridad le inunda hasta tal punto que puede bajarse de la vía. La psicología está en todo. Sólo como curiosidad deciros que del fenómeno a) sólo lo podremos experimentar durante un máximo de 10 años (o sea, hasta el 2016 más o menos) porque ya nadie empieza a escalar siendo clásico, todos van de chapa en chapa, así que aprovechar de la compañía de vuestros amigos de más de 40 años tienen mucho que decir y que enseñar en esto de la escalada. Buenas charlas.

Foto: Paz Tena 1998. "Carlos saliendo de la oscuridad"

2 comentarios:

Kepa dijo...

lo que dices es cierto. Ya em han contado de gente que en deportiva y rocodromo es la leche, muy bueno, excelente preparación fisica, pero en cuanto se mete en una via clásica....le entra el canguelo y se baja. Es todo de cabeza, el gran enemigo.

Pekas dijo...

El músculo qué más se ha de entrenar a la hora de escalar es el cerebro... :-))))))))

Yo me doy más cuenta de ello ...en los retos más alpinos...no tanto de tapia...de pared... pero en cuanto hay movidas más alpinas... el tema es otro... los escaladors de "resina" lo pasan mucho peor en esos momentos...(eso si se acercan a probarlo.. :-)))))

De todas formas... ya no se deberian de comparar estas cosas...están más que asumidas las múltiples posibilidades que te ofrece el mundo vertical...
Escalada deportiva... tapia...big-wall... artificial...bloque... alpinismo... psicobloc...etc...

Es cómo hablar de atletismo y de las múltiples variantes que hay en la carrera a pie... (medias distancias...velocidad...maratón...ultramaratón..etc..)

Uno es muy bueno en un tema...pero más "inútil" en otros campos...

De todas fomas...siempre hay quién rompe el "molde" ...y por tanto la norma... :-)))))))
Alex Huber... Dean Potter... Josune Bereciartu... Iker Pou... etc... etc.... :-))))))

Pero es buena reflexión... (sobre todo para los que pasamos de los 40 y seguimos en activo en muchas disciplinas... :-))))))