jueves, agosto 31, 2006

Typical Spanish food


Sin darnos cuenta estamos perdiendo el hábito de comer bien, algo que también se está extendiendo a los deportes de montaña. Las barritas energéticas (power bar) están sustituyendo al pan con chorizo, las bebidas isotónicas han relegado al agua (simple H2O) a un segundo plano y la bota de vino se ha extingido del campo visual de los montañeros.
En mi caso ha tenido que venir un iniciado en esto de subir picos (Fernando) para dar fuerza a una luz que poco a poco se estaba apagando, la luz de "comer bien". Para ello no ha dudado en traer un auténtico jamón de jabugo extremeño para reencontrarnos con los buenos sabores. Así pues sirva esto como aviso a todos los montañeros: OJO, que sin darnos cuenta estamos adquiriendo como propios unos hábitos alimenticios de lelos. SI AL JAMÓN, NO A LA BARRA ENERGÉTICA........que pesa el jamón, ....pues el que no lo cargue no come (seguro que para esto salen bastantes voluntarios).

Foto: Vicente Arrufat 2006. "El jamón y la princesa". Esta foto está tomada en el collado de Aubisque, el restaurante estaba a escasos 100 metros, todos los franceses paraban a ver ese extraño artilugio (jamonero) que sujetaba un trozo de carne seca (jamón) y se asombraban de ver a varios "espagnols" de babear como los perros del Paulov ante tal manjar.

3 comentarios:

Perico dijo...

Carlos, esto se te va de las manos...... La foto no tiene desperdicio :-))))

Lorena dijo...

Si señor, rico, rico, me está entrando hambre sólo de verlo en la foto, vamos, que yo si hay que cargar con el jamón no me lo pienso ni un segundo¿eh?

Kepa dijo...

depende....para mi la mejor barrita energetica es la de salchichón, y siempre llevo. Es verdad que tambien llevo barritas energeticas, pero solo como postre. Las bebidas isotonicas estan muy bien cuando haces grandes exfuerzos y sudas mucho para reponer sales. Yo en verano en grandes marcahs de montaña llevo agua y Acuarius.

A un amigo mio le dió un chungo en una marcha por quedarse sin sales y beber demasiada agua.

Autores discrepan