martes, agosto 15, 2006

Formentera, un paraiso terrenal.


Formentera es una isla especial, muy especial, este verano ha sido destino de famosos (Zidane y Michael Schumacher), no es de extrañar, algo tan virgen es difícil de encontrar. El principal encanto de Formentera es su impregnación de naturalidad y su bajo nivel de adulteración veraniega. Es normal que la gente tome el sol desnuda, es normal que la gente se desplace en scooter de 50 c.c., no hay macro discotecas y por las dimensiones de la isla es inviable la creación de vías rápidas (autopistas, autovías) o de un aeropuerto. La hostilidad urbanística parece controlada y en principio las líneas de trabajo de los ayuntamientos son acordes con un desarrollo sostenible real. Aparentemente lo tienen bastante fácil, únicamente "no tienen que hacer nada", sólo dejarla como está y cimentar unos principios de gestión urbanística para ahuyentar a todos promotores de ciudades de vacaciones vacias ( esos que se aprovechan de la necesidad de ocio de personas con problemas de desarrollo personal) no vean objetivo fácil para su enriquecimiento particular (normalmente lo obtienen alimentando de veneno en forma de codicia a los vecinos con tierras). "No hacer nada" aquí implica hacer mucho, tanto que no estaría de más que se buscasen socios tipo Zidane, Schumacher, Tom Cruise y otros para que juntos el "no hacer nada" sea mucho más fuerte que el "trabajo y prosperidad para todos", ...empresa nada fácil.
Metete dentro de la imagen y entenderás porque Formentera no debe cambiar.

Foto: Carlos Izquierdo 2005. Corresponde al "Formentera Kayak Tour 2005". La vuelta en kayak a la isla nos ofreció bastantes momentos como el de la fotografía. Al fondo se ve la Isla de Ibiza y el islote de Es Vedra.